Crónicas Hispánicas del siglo XXI

La visión hispanoamericana de la actualidad mundial desde diferentes puntos del planeta

Finalizan las primarias en Estados Unidos con el adiós al más grande

Posted by Da Wei en agosto 29, 2008

Después de casi dos largos años de lucha entre candidatos dentro del partido demócrata y republicano, finalmente se decidió quienes serán los elegidos a pelear por la casa blanca.

En el lado republicano la cosa fue bastante más sencilla. Si al principio parecía que podría tratarse de una batalla larga al igual que la que estaban protagonizando sus homólogos demócratas, todo quedó decido tras el super-martes. Ni Gioulani, auto-eliminado como consecuencia de una pésima estrategia de campaña en la que pasó de ser el favorito al primer eliminado; ni Huckobee, que parecía ser el Obama del bando republicano por su sorprendente aparición procedente del lado más inaccesible de la absoluta Nada a una aplastante victoria en los primeras elecciones primarias (Iowa), aunque luego perdiera fuelle y explotara la burbuja en la que vivía; ni Rommie, que aunque podrido de dinero, se mantuvo en buenas posiciones desde el principio aunque sin terminar de despertar la simpatía del elector republicando. Cuando las cuentas no le salieron, decidió retirarse a tiempo y reconocer que McCain era el candidato in facto, a pesar que salió en tercera línea de parrilla. Y a chuparle el culo para ser el V.P. (o lo que sea dentro del gobierno McCain)

Una vez que McCain fue declarado quasi oficalmente el elegido a mediados de Marzo 2008, el candidato republicano se dedicó a ir trabajando en la campaña presidencial, aunque no con demasiada intensidad debido a la incertidumbre sobre quién sería su rival en el partido contrario.

Porque lo de los demócratas ha sido una agonía. Clinton empezó siendo la favorita a nivel nacional con mucha diferencia. Sin embargo, el joven senador por Illinois comenzó a crecer de forma imparable empujado por el aire fresco que envolvía su discurso y su imagen. Con una campaña milimétricamente bien preparada, supieron jugar todas las cartas, sobre todo en las etapas iniciales, maximizando los recursos de los que disponían y minimizando los posibles defectos (básicamente, la inexperiencia).

Pero tras el super-Martes, en el que quedó de manifiesto que Obama había tomado una diferencia que cambiaba las tornas y lo situaban como cabeza de carrera, con números muy sólidos y un momentum demoledor, la Clinton le cortó la cabeza al nefasto director de campaña que la llevó al desastre, se cambió la estrategia y decidieron agotar hasta el último cartucho… literalmente.

Entonces fue cuando la campaña para elegir al candidato demócrata se convirtió en una pesadilla. La Clinton no dejó de atacar por todos los frentes posibles al que era virtual candidato. Trató de aniquilarlo a través de sus puntos débiles (básicamente su falta de experiencia) y también en sus virtudes, menospreciándolas hasta el límite. Incluso cuando ya era matemático… ella aún seguía dañándolo y abriéndole heridas que parecían ser definitivas, al menos entre ellos.

Lo peor es que esta sucia campaña estaba dando resultados y Clinton seguía arañándole delegados, aunque fuera matemáticamente imposible que saliera vencedora, pero tratando de sembrar la duda sobre las posibilidades de la candidatura de Obama a nivel nacional y lo peor, creando un mal sentimiento entre los propios votantes de Clinton, como queriendo dar la impresión de que daba igual si él era el elegido… no ganaría las elecciones generales.

Por suerte para el Partido Demócrata, las matemáticas y la quiebra técnica de su campaña, consiguieron convencerla para retirarse y “apoyar” a Obama.

Siguiente parada: los congresos republicano y demócrata donde oficialmente se elige al candidato.

El mejor periodista de la historia norteamericana

El mejor periodista de la historia norteamericana

Ya con todo decidido, a la vuelta de un periodo de “respiro” para políticos, prensa, ciudadanos… repentinamente, el mejor periodista y analista político que posiblemente haya habido en la historia de Estados Unidos, Tim Russert, colapsó con 58 años de edad mientras preparaba el mejor programa de actualidad política del panel televisivo norteamericano, Meet the Press.

Cualquier tipo de descripción ensalzando su figura que pudiéramos dar desde estas líneas no es más que el fruto subjetivo de muchos meses escuchando sus sabios comentarios y siguiendo sus insuperables entrevistas, y quizás carecería de valor. Sin embargo la mejor prueba de la calidad humana y profesional de este señor es el tributo rendido por sus propios compañeros de la prensa. Empezando por la semana de tributo que le dedicaron en MSNBC, equivalente a la que se podría esperar para un Presidente o un Papa… así como la repuesta de sus propios compañeros en cadenas competidoras (especialmente la CBS y CNN), donde se dedicaron horas de televisión a hablar de su figura.

Sin duda, las elecciones presidenciales del año 2008 se han quedado sin toda la calidad e intensidad que Tim Russert era capaz de proporcionar a la actualidad política de EEUU.

¡¡Tú si que eras grande, Tim!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: