Crónicas Hispánicas del siglo XXI

La visión hispanoamericana de la actualidad mundial desde diferentes puntos del planeta

Archive for the ‘> Desde las entrañas del Imperio Norteamericano’ Category

Lo que se cuece en el interior de los Estados Unidos de América

Comienza la era de Obama

Posted by Da Wei en marzo 29, 2009

Obama en un partido de los Bulls en Washington DC

Obama en un partido de los Bulls en Washington DC

Al final se cumplió nuestro pronóstico a 18 días y Barack Hussein Obama acabó ganando las elecciones presidenciales de los Estados Unidos el 4 de noviembre de 2008. Fue a las 10 de la noche hora local de Chicago, en una noche de temperaturas casi veraniegas (inusual para aquella época del año) y mientras caminábamos a través de Grant Park hacia la zona habilitada para los que no disponíamos de tickets, cuando un clamor estremecedor -fuera de lo normal- surgía de entre todos los rincones del impresionante parque situado en pleno corazón de la ciudad.

Tras una carrera desesperada hacia cualquiera de las decenas de televisiones distribuidas en la sede del partido demócrata para la noche electoral, descubríamos el motivo: la CNN había proyectado que el 44 presidente de los Estados Unidos sería el Senador por Illinois, convirtiéndose así en el primer presidente electo no-blanco de la historia de la democracia occidental.

Los votantes superaron incluso el “temido” efecto Bradley, teoría según la cual una gran parte de la mayoría blanca no podría votar por un representante de color aunque ellos quisieran. Dicha posibilidad de vuelco electoral comenzó a discutirse en los medios pocas semanas antes, con la clara intención de continuar añadiendo cualquier tipo de leña al fuego de las magníficas audiencias que se estaban cosechando por las elecciones presidenciales.

Porque varios fueron los elementos contribuyeron a que estas elecciones estuvieran prácticamente decididas casi dos semanas antes de la cita electoral y que quizás es conveniente que resumamos:

– Los desastrosos ocho años de gobierno Bush. Baste decir que el “apestado” no compareció en directo con el candidato republicano ni una sola vez desde el inicio oficial de la campaña, hecho inédito en unas elecciones norteamericanas desde la dimisión de Nixon. La campaña de Obama usó las imágenes de archivo que había de Bush-McCain sin piedad.
– “Es la economía, estúpido”. Ya durante la campaña se dejaba entrever una crisis económica sin precedentes (aunque todavía no se era consciente de la verdadera dimensión histórica). Todo el mundo parecía tener claro que el partido en el gobierno podría tener parte de culpa.
– Incuestionablemente importante resultó ser la lucha interna con la Clinton durante las primarias, debido a que se impulsó el registro de votantes demócratas (que quizás de otra manera no hubieran votado en las elecciones presidenciales)
– La broma de candidato republicano a vicepresidente, la gobernadora de Alaska Sarah Palin.

Y por último, y no por ello menos importante, el candidato demócrata en sí mismo. Su elegancia, inteligencia, origen humilde y buena educación. Su sentido del humor y seriedad, su perfecto discurso inspirador, su ilusión, auto-confianza y modestia, juventud, sentido del respeto y carisma. Un político fuera de lo normal a todas luces. Alguien capaz de despertar la ilusión y energizar a la juventud como pocos, muy pocos, políticos en la historia de Estados Unidos (y posiblemente del mundo).

Alguien capaz de inspirar confianza e ilusión debido a su contagioso optimismo y profesionalidad, teniendo como arma principal un “todos juntos sí que podemos”, más que ataques o descalificaciones al contrario.

La victoria electoral fue narrada por casi todos los medios con el mismo tono solemne y especial, siendo conscientes de que podría transcender más allá del hecho histórico que se estaba viviendo. Las expectativas alcanzaron niveles rozando lo desproporcionado. A Obama se le estaba empezando a considerar el mago que podría solucionar todos los problemas con su barita mágica.

Consciente del ambiente generado, el nuevo presidente electo y su equipo se marcaron entre uno de sus objetivos antes de la toma de posesión el tratar de aplicar grandes dosis de realismo y rebajar las tremendas expectativas, pero a su vez que no se perdiera la fe e ilusión de que todo puede mejorar.

Y no fue muy difícil cumplirlo. Por un lado, la economía oficialmente declarada en recesión, con el número de desempleados creciendo de forma espeluznante y batiendo records mes a mes; el mercado financiero atravesando una crisis de dimensiones comparables a la gran depresión; los monstruos americanos de la banca (Citigroup y Bank of America) al borde de la nacionalización; la industria automovilística, responsable de millones de puestos de trabajo, al borde del abismo, con las tres grandes (GM, Ford y Chrysler) necesitadas de ayuda en forma de miles millones de dólares de forma urgente. Por otro lado, la gigantesca burbuja del mercado inmobiliario –lógicamente- aceleraba su desinfle en todo el país. Además y por si fuera poco, casi todas las grandes corporaciones americanas supuestamente en buen estado (Microsoft, Pfizer, Home Depot Inc, Intel, etc), anunciaban masivos despidos usando la crisis económica como excusa.

Las únicas compañías que continúan anunciando beneficios, como no, Exxon o Chevron. También McDonald’s declaraba un incremente en sus ventas de, nada más y nada menos que un 80%. Aunque si tenemos en cuenta que recientes estudios sitúan el número de obesos en EEUU por encima del 34% y el número de americanos con sobrepeso en el 32% -es decir, más de 2/3 del país oficialmente gordos- las noticias que vienen de la compañía de comida basura deberían de ser vistas como una pésima señal.

Por no hablar de la situación de banca rota de muchos estados, con California a la cabeza. Precisamente el estado más rico de la unión, la que sería octava economía de la tierra, el que no hace mucho fue la referencia en innovación tecnológica y científica (y quizás lo siga siendo), están necesitados de ayuda federal urgente y están tratando de aprobar todo tipo de medidas que ayuden a tapar el inmenso agujero deficitario en las cuentas del estado.

Pero eso no es todo. Obama también se ha encontrado como en su propia casa no le ponen las cosas precisamente fácil. Comenzando por el escándalo de otro gobernador más de Illinois que se veía detenido por escándalos de corrupción, esta vez, ni más ni menos, la venta del propio sitio en el senado del presidente electo. ¿Hasta dónde podría salpicar al equipo de Obama semejante personaje? Además, una de las piezas claves de la administración Obama –el nuevo secretario del tesoro Timothy Geithner- se veía seriamente cuestionado por su “olvido” en el pago de impuestos. Mal comienzo para una pieza elemental en el plan para generar la tan necesaria confianza en el sector financiero. Otro nominado, Tom Dashle, finalmente se vio obligado a retirar su candidatura a secretario de Salud por escándalos –otra vez- sobre impuestos. Y ya van dos nominados a secretario del comercio que se retiran, primero el demócrata Bill Richarson por estar bajo vigilancia por supuestas donaciones políticas irregulares y luego el republicano Judd Gregg debido a “conflictos irresolubles” con el plan de estímulo económico de Obama.

Si a esto le añadimos que el partido en la oposición –el partido republicano- ha estado en contra o criticado absolutamente todas las medidas propuestas por la administración Obama, adiós a la promesa de “aproximaciones bipartidistas” para solucionar los grandes problemas del país.

Pero a pesar de todo este viento huracanado y de cara que se está encontrando, Obama no viene afortunadamente en bicicleta. Superarlo será una tarea de proporciones épicas. Pero solo el tiempo dirá si será capaz de ello. Algunas señales para el optimismo han podido apreciarse desde que tomó posesión. Las analizaremos cuando se cumplan sus primeros 100 días de gobierno.

Posted in > Desde las entrañas del Imperio Norteamericano | Etiquetado: , , , , , | Leave a Comment »

Elecciones 2008 en Estados Unidos: Crisis financiera entre debates presidenciales

Posted by Da Wei en octubre 18, 2008

Otro día negro en Wall Street. Esta vez la caída del Dow ha sido del 7.87% (-733 puntos). Al carajo los 900 puntos de subida que hubo tras la dosis de oxígeno enviada por los gobiernos europeos (básicamente, más dinero para que sigan con lo suyo). Los brokers de Wall Street están inquietos, inseguros, intraquilos. Lástima. Y están así como consecuencia del hundimiento del petrolero “Subprime” y la consiguiente marea de chapapote financiero desperdigado por una corriente de alcance mundial. También ha ayudado la explosión de la burbuja inmobiliaria, el sonido de las trompetas económicas anunciando la llegada inevitable a la recesión de la economía mundial y las dosis extras de cocaína.

La avaricia de los ejecutivos que ocupan altos puestos en las entidades bancarias no ha tenido límites. Había que generar beneficios como fuera aunque eso supusiera prestarle dinero al diablo del cliente sin ingresos, sin trabajo y sin pertenencias. Ya se les ocurriría qué hacer con semejante amasijo de mierda. La idea: empaquetarlo con la arena de los créditos más seguros y distribuirlo a través del mercado mundial. Pero esa tierra no ha sido suficiente y ahora el hedor ha acabado convirtiendo el mercado financiero en un lugar apestado. Al final los gobiernos se han visto obligados a construir a toda prisa costosísimas ventanas que permitan que corra el aire en las cloacas que son el sistema financiero.

Pero la generación de beneficios no ha quedado en el sector inmobiliario. En Estados Unidos ha surgido en los últimos años lo que es conocido como “la industria de la pobreza”, un campo que quedaba por explotar y que finalmente bajo el mandato del peor presidente de la historia de Estados Unidos (GWB) se han dado las condiciones para que eso ocurriera. Paso a describirlo:

Imaginad el típico barrio marginal de una gran ciudad norteamericana, habitado por familias pobres, numerosas (muchas de ellas honradas), con trabajos mal remunerados (que no les permiten optar a créditos convencionales porque “no reúnen” las garantías suficientes) y con el precio de la vida cada día más elevado, pero que tratan de pagar sus facturas religiosamente. De repente, en mitad de estas auténticas “zonas de guerra” aparece una edificio moderno, bien decorado y atractivo, rodeado por una valla tras la cual se descubren decenas de coches y un cartel enorme en el que se puede leer:

“Visítanos, consigue* tu crédito* y llévate* el coche* hoy mismo”

Para una persona que lo necesita desesperadamente en un país en el que los vehículos son imprescindibles para poder desplazarse donde quiera dios que hayas conseguido tu mal-pagado puesto de trabajo, el cartel es pura luz celestial. El problema es que tras los asteriscos se esconde una empresa con un programa informático que, alimentado con las características precarias del cliente en cuestión, genera unas condiciones crediticias que garantizan el máximo beneficio (con intereses espeluznantes) por el periodo de tiempo que el programa estima que el cliente podría pagarlo. Transcurrido dicho periodo y como consecuencia de la presión asfixiante de las facturas, el cliente se verá obligado a devolver el coche a dicha compañía puesto que ya no puede seguir pagándolo. La empresa podrá vender así el coche de nuevo y por consiguiente habrá generado muchos más beneficios que usando los viejos y menos rentables procedimientos.

¿Que quién ha controlado esto? Nadie. Es más, muchos de los clientes que eran clasificados como de “alto riesgo” en realidad no lo eran, pero esa etiqueta suponía aplicar intereses más elevados, es decir, más beneficios.

Bajo este escenario se están desarrollando las elecciones presidenciales. Como veníamos contando, el partido republicano estaba experimentando –sorprendentemente- una subida importante en la intención de voto como consecuencia del efecto “Sarah Palin” y todas las circunstancias ficticias que lo rodeaban y que contábamos en el episodio anterior.

Pero en la antesala del primer debate presidencial entre McCain y Obama, el Secretario del Departamento del Tesoro anuncia que no se puede esperar más tiempo y que tienen que recapitalizar a los gigantes Fannie Mae y Freddie Mac para evitar su inminente colapso. Acto seguido, Morgan Stanley, la supercompañía de inversiones, pide ayuda al gobierno debido a sus condiciones de banca rota. El gobierno le dice que tururú, quizás sabiendo que al día siguiente tendría que salir al rescate de la gigante aseguradora AIG. “Demasiado grande como para caer”.

Por si no fuera suficiente y cuando parecía que el terremoto financiero había pasado, el secretario Paulson declara que, o se inyecta en el mercado urgentemente 700,000,000,000 dólares o se hunde.

[Punto de reflexión: cómo de serias no serán las condiciones del sistema financiero como para que el republicando y presidente de los EEUU George W. Bush no haya podido evitar que se dieran a conocer estos datos catastróficos tan solo un mes y medio más tarde y por tanto no perjudicar al candidato republicano. No ha podido retrasarlo ni un mes y medio más. ¡¡Cómo de grave debe de ser la situación!!]

El tema sobre el que debía de centrarse el primero de los debates presidenciales era el supuesto punto fuerte de McCain: “Política exterior y seguridad nacional”. Pero la mala fortuna hizo que, dada la gravedad de la situación económica que acababa de destaparse, casi la mitad del tiempo de debate tuvo que dedicarse a que los candidatos explicaran las medidas que adoptarían para hacer frente a esta crisis de dimensiones históricas. En este terreno, Obama se sentía más seguro quizás porque tenía algo más que decir además del clásico y más que oxidado “bajar los impuestos” del partido republicano. ¿Crisis en el mercado laboral? “bajar los impuestos y eso generará millones de puestos de trabajo”. ¿Crisis de hipotecas? “bajar los impuestos y así se reestablecerá el mercado”. ¿Crisis de la seguridad social (pensiones)? “bajamos los impuestos y verás como se soluciona el problema”. ¿Crisis del sistema sanitario? “bajamos los impuestos y verás como ahora sí puedes comprar un seguro decente”. Es decir, la vieja medida republicana que se lleva oyendo en este país desde 1854 sigue siendo el principal arma electoral del partido y sus candidatos.

Pero centrémonos en el primer debate. Con ambos candidatos de pie, con todos los canales de televisión retransmitiéndolo, sin chuletas ni carpetas cargadas de gráficas (no como en un lugar de la Mancha con unos políticos pésimos de cuyo nombre prefiero no acordarme), un público escondido tras la penumbra de un escenario super-iluminado y con el compromiso de no emitir el más mínimo sonido durante todo el debate… durante una hora y media sin interrupciones publicitarias, llegó el primer cara a cara. En la sección económica, como decía, McCain se mostró mas inseguro y menos contundente, pero cuando por fin se cambio al tema del debate, respiro profundamente y cada vez que llegaba su turno iniciaba sus argumentos con un “el Sr. Obama para no entender que…”

Además en política exterior es cuando un demócrata parece sentirse avergonzado por una visión del mundo basado más en la diplomacia y en admitir que EEUU puede ser el número uno, pero que necesita al resto del mundo y que el unilateralismo puede llevarlo al punto en el que se encuentra, por ejemplo, en la actualidad. El nacionalismo norteamericano sin embargo no permite dudar de la total supremacía del “imperio más poderoso de la historia de la humanidad” [mi sensación -basada en ciertos signos percibidos- es que este nacionalismo tiene el enorme potencial de que puede acabar provocando la desintegración fulminante del país. Al tiempo]

El resultado global fue quizás un empate, pero desde mi punto de vista fue una victoria de McCain a los puntos por la seguridad que mostró en la última media hora. Ahora bien, las encuestas decían lo contrario y situaban a Obama como vencedor. McCain perdía así una oportunidad de oro y pintando bastos para su campaña.

Tras un periodo de movimientos erráticos y poco afortunados de la campaña de McCain, completamente perdidos en mitad de la crisis económica, llegó el debate entre los candidatos a vicepresidente, esto es, Joe Biden (por el partido demócrata) y Que-Dios-Nos-Coja-Confesados, también conocida como Sarah Palin (partido republicano). Después de las dos únicas entrevistas concedidas en las que hizo el más absoluto de los ridículos, la buena noticia es que ya solo lo podía hacer mejor. El formato del debate era ideal para ella: pregunta del moderador sobre un determinado tema, respuesta de ambos candidatos, y UNA sola contra respuesta. El gran problema de Palin, y motivo por el cual la mantienen alejada de la prensa, es que cuando el periodista –que no es imbécil- se da cuenta que parece no tener ni idea en algún tema, acto seguido la pone contra las cuerdas exigiéndole una respuesta, aunque se lo tenga que preguntar cinco veces.

Resulta tan patética que los principales programas televisivos de humor en Estados Unidos están batiendo todos los records de audiencia. Por ejemplo, Saturday Night Live de NBC dio en la diana con una imitadora que lo hace incluso mejor que la propia imitada. La incompetencia de la Palin llega hasta tal extremo que en los sketch apenas modifican el guión con respecto a lo que dijo la propia Sarah Palin. The Daily Show y The Colbert Report están que se salen con esta “Indecisión 2008”

Llegado el día del debate y con 70 millones de espectadores -de los que puede que un 60% lo estuviera viendo casi exclusivamente esperando cualquier pifiada- apareció una Sarah Palin que se sabía cada una de sus intervenciones de memoria. Tenía ensayados hasta los guiños y muecas que tenía que escenificar ante la cámara. ¿Si no sabía que contestar a una pregunta? Sin contemplaciones ni vergüenza alguna soltaba “quizás no reponderé a la pregunta como la formula el presentador o como quiere escucharla Joe Biden pero yo voy a hablarle directamente al pueblo americano sobre energía” –y de repente miraba fijamente a la cámara y continuaba… “porque en políticas energéticas yo soy una experta y blablabla”.

Todo de memoria, con puntos, comas y guiños de ojo.

¿Resultado del debate? Joe Biden barrió y reforzó su imagen como un candidato cualificado ante el posible escenario de una sustitución del presidente, y a su vez contribuyó a incrementar la imagen de una Sarah Palin ni de lejos preparada para asumir la presidencia de los Estados Unidos en el caso de que a su compañero de 72 años le sucediera cualquier desgracia. Aunque eso sí, decepcionó porque no nos deleitó con ninguna gran metedura de pata.

El segundo debate presidencial era bajo el formato de “Town Hall meeting”, es decir, los dos candidatos con micrófono en mano respondiendo directamente las preguntas del público asistente, con la particularidad de un moderador (Tom Brokaw) que también formularía preguntas supuestamente enviadas por los telespectadores. “El Michael Phelps de los Town Hall” era lo que venía escrito en la tarjeta de visita de John McCain, según la prensa. El formato es perfecto para cualquier político sin muchos argumentos y un poco de don de gentes puesto que el ciudadano de turno –sea un paleto o un avispado- suelta la pregunta y acto seguido se le quita el micrófono, es decir, ninguna posibilidad de contra-pregunta, o lo que es lo mismo, el candidato responde lo que le da la real gana.

Pero inesperadamente, McCain se encontró a un Obama muy tranquilo, muy seguro de si mismo, y respondiendo con gran claridad cada una de las preguntas, hecho que contribuyó a incrementar exponencialmente la intranquilidad del candidato republicano. Nerviosismo que resultó evidente puesto que mostró cierta falta de respeto en varios momentos, por ejemplo, levantándose y caminando por el estrado mientras Obama hablaba, o refiriéndose a él como “ese mismo”. Esta vez sí, Obama “venció” contundentemente y tras el debate se hizo más importante la brecha en la intención de voto según todas las encuestas.

En el tercer y último debate a 20 días de las elecciones, con la diferencia más alta en los sondeos entre los dos candidatos (entre 7 y 12 puntos), a pesar de que McCain se mostró muy agresivo atacando en cada una de las intervenciones a Obama, daba la sensación de que el cartucho estaba agotado incluso antes de ser disparado.

Al día siguiente, resultó significativo que el Washington Post (periódico conservador que, por ejemplo, defendió fervientemente la invasión de Irak) declaraba en su editorial el apoyo a Barak Obama como presidente de Estados Unidos. Junto con Los Angeles Times y el Chicago Tribune, han sido los primeros en declarar su apoyo a uno de los candidatos.

Mi sensación a 18 días para que se celebren las elecciones presidenciales es que el 4 de noviembre de 2008 pasará a la historia porque Barack Obama será el primer presidente afro-americano de los Estados Unidos de América. Y aunque parece que la inmensa mayoría lo tiene claro, está aún tan fresco el estrepitoso hundimiento de Jonh Kerry en las elecciones del 2004 como consecuencia de una magistral campaña dirigida por Karl Rove para G.W. Bush, que la gente prefiere no hacer predicciones y se mantiene muy precavida. Además, no puede olvidársenos que, aunque de madre blanca, Barack Obama es negro y eso tiene mucho peso en estas sociedades tan racistas como son las occidentales (con Europa a la cabeza, por supuesto). De hecho ha tenido que ser necesario una crisis histórica del sistema capitalista para que haya conseguido abrir brecha en la intención de voto en un país que sigue controlado por una gran masa de gente sin educación, fácil de asustar y manipular.

Afortunadamente para los americanos (y el mundo), el 43 presidente de los Estados Unidos pasará a ser historia (como el peor) en muy poco tiempo.

Posted in > Desde las entrañas del Imperio Norteamericano | Etiquetado: , , , , , , , | 2 Comments »

Inicio de la Batalla Presidencial en EEUU: de los congresos demócrata y republicano a la tercera entrevista a Sarah Palin

Posted by Da Wei en septiembre 30, 2008

La actualidad política norteamericana ha alcanzado su punto más álgido cuando apenas restan menos de 40 días para que el pueblo vaya a las urnas a elegir al próximo presidente de los EEUU (4 de noviembre de 2008).

El telón quedó oficialmente levantado con el inicio del congreso demócrata (25-28 de Agosto) en el que se eligió oficialmente a Barack Obama como candidato a la presidencia, tras el cual aconteció el congreso del partido republicano (1 a 4 de Septiembre) en el que se haría lo mismo con John McCain.

Las elecciones primarias terminaron con una ventaja significativa de Obama en las encuestas frente a McCain. Mi percepción era que a la campaña de Obama estaba interesaba en que su ventaja con McCain no fuera tan importante. Y esto se debe a que lo pasaron realmente mal contra Hillary desde la mitad de las primarias cuando se situaron como cabeza de carrera y el desgaste fue mucho mayor desde esa posición.

La manera de que decreciera esa diferencia fue sacando a Obama de la actualidad nacional, mientras de camino se trabajaba en uno de los previsibles objetivos de ataque y supuesto punto fuerte del perro viejo republicano, esto es, la política exterior. Con dicho propósito, se le organizó un viaje a Obama en el que se le tomaron fotos con los iraquíes, afganos e israelíes. Además, para reforzar su imagen presidencial, reunión con los principales líderes europeos. Canciller alemana, con un super-discurso frente a nada más y nada menos que 200,000 personas (de lejos el mayor aforo que ha reunido hasta la fecha y dudo que sea superado), el presidente francés (con rueda de prensa conjunta a modo de jefe de estado) y con el primer ministro británico (con rueda de prensa incluida en la puerta del número 10 de Downing Street). Todo con un batallón de periodistas allá donde fuera. Ya lo tenía: en el caso de ser necesario, se saca un spot publicitario en el que se ponen juntas todas las imágenes de Obama con todos los líderes importantes y di ahora que no tiene experiencia en política exterior.

Mientras tanto McCain comenzaba a recortarle cierta ventaja en casa, supuestamente “preocupado” por los verdaderos problemas de los americanos “mientras Obama está por ahí fuera en lugar de estar con la gente que verdaderamente lo necesita”.

Bajo este escenario llega el momento de los congresos. Días antes de que comenzara el demócrata, Obama hace público que su compañero de campaña y candidato a la vicepresidencia será Joe Biden, senador demócrata de 66 años, bien conocido porque también estuvo compitiendo para ser el candidato a la presidencia. Destaca en lo político que redactó una ley federal para la protección de la mujer frente a la violencia doméstica y en lo personal, una conmovedora tragedia en la que perdió a su mujer en un accidente de tráfico y decidió renunciar a su puesto en el senado cuando acababa de ser elegido y así poder estar con sus hijos pequeños. Estratégicamente hablando, un demócrata sin demasiados enemigos, con tanta “experiencia” en Washington como quizás McCain y con un historial aparentemente limpio.

Los congresos no son más que un escaparate para publicitar a tu candidato, en el que todo tipo de perros viejos del partido, actores, artistas y simpatizantes aparecen alabando y tocando los tambores alrededor de las inmensas cualidades y virtudes del que será El Elegido. En el demócrata destacó Bill Clinton, el que nunca hasta esa fecha había mostrado ningún entusiasmo por Obama (no es de extrañar, puesto que su señora esposa peleó por la posición y volvió, además de con la derrota, dejando la casa medio arruinada). La gente me había contado lo buen orador que era Bill Clinton (durante su mandato yo no tenía ni idea de inglés) y efectivamente se confirmó que el hombre es de lo mejor que he visto dando discursos.

El Congreso demócrata termina con la espectacular puesta en escena de Obama en el estadio INVESCO de Denver delante de 75,000 personas, en el que a modo de César galáctico, acepta simbólicamente la candidatura a la presidencia, soltando un discurso que no quedará entre los mejores de su repertorio (alguno de ellos han sido realmente brillantes) pero suficiente como para provocar el éxtasis colectivo. Record de audiencia en este tipo de eventos con 40 millones de espectadores, superando incluso a la final de “american idol”.

Y al día siguiente, con las encuestas evidenciando el empujón que el congreso demócrata le había dado a Obama (lo de las encuestas me sigue pareciendo un cachondeo), John McCain revela quién será su compañero de campaña y candidato a la vicepresidencia de Estados Unidos: una tal Sarah Palin, gobernadora de Alaska. En ese preciso momento la mirada común se dirigió a la banda a ver qué indicaba el juez de línea, el cual se encontraba con la bandera levantada y efectivamente todos, demócratas, republicanos, medios de comunicación, directores de campaña de Obama, cocineros, meseros, taxistas y todos los ciudadanos que siguen la campaña día a día…. TODOS quedamos fuera de juego.

La pregunta inmediata era obvia: “¿pero quién cojones es esta mujer?”

Pero antes de responderla es importante que analicemos qué necesita McCain y entonces tendrá “cierto sentido” lo que eligieron (aunque no tenga sentido).

–    ¿Qué necesita? Aparentemente un milagro. Porque las bases republicanas no están precisamente excitadas con este senador más bien considerado independiente que republicano (por más que precisamente ahora se muestre como el más conservador del mundo) y amiguete de demócratas (Kerry mantuvo reuniones en él en el 2004 para estudiar incluirlo en el “ticket” a la casa blanca aunque luego no saliera adelante). Por tanto necesitaba a alguien que excitara a sus propias bases. Y además con cierto toque novedoso, fresco y diferente si fuera posible… porque “los otros” tienen a un negro guapetón, joven y de discurso atrayente.
–    ¿De qué disponen? Antes de la elección se hablaba los Huckabee, Romney, Lieberman… ninguno, absolutamente ninguno, es un republicano de los pies a la cabeza y mucho menos con carisma como para mover a las bases.

Pero, ¿tenemos alguna mujer, joven, con carisma -al menos en su tierra-, con cierta experiencia ejecutiva pero -lo más importante de todo- con quién las bases republicanas se puedan sentir identificada?

Entonces es cuando eligen a Sarah Palin como V.P.

El elegir a una mujer tiene el aliciente añadido de que cualquier crítica un poco más fuerte de la cuenta puede ser considerada como “sexista”, por tanto, estaban obligando a la campaña de Obama a medir cualquier tipo de comentario crítico con respecto a la señora Palin. Y el que tuvieran que hacer LO MISMO con la Hillary fue una PESADILLA.

La “brillante” elección se pone en escena en el congreso bajo el sobre nombre de la “Hockey Mum”, es capaz de reunir más audiencia televisiva que Obama, aprovecha para atacar, poco respetuosamente pero con gracia, con agresividad incisiva pero con la licencia que otorga la figura de una mujer joven que incluso resulta atractiva… y consigue levantar el entusiasmo de las bases republicanas. ¿Más? Madre de cinco hijos, el último de ellos con síndrome de Down (por tanto con pruebas palpables de lo firmemente que está en contra del aborto), había bajado los impuestos en su año de gobernadora, miembro de la Asociación Nacional del Rifle, pescadora, cazadora… Resumiendo: una perla republicana en todos los sentidos, con la supuesta cualidad de ser una “reformadora”, lo que permite que a partir de ese momento comienzan a repetir a los cuatro vientos que van a “agitar”, “transformar”, “cambiar” la manera en la que se han venido haciendo las cosas en Washington. Lo llaman, el verdadero “cambio” que tan “desesperadamente quiere el pueblo americano”. Es decir, ya de camino, le quitamos a Obama el eslogan que lo hizo famoso. Ahora si quieres cambio, vota por Palin/McCain.

El impacto de la Palin fue tan importante que las nuevas “encuestas” mostraban que McCain se situaba por encima de Obama, ganando posiciones especialmente entre las mujeres (¡¡hasta 20 puntos!!). Tal es el golpe de efecto que hasta la campaña de McCain comienza a preocuparse por el hecho de que quizás está eclipsando demasiado al verdadero candidato, de tal manera de que cuando McCain daba mítines era fácil encontrar butacas libres, mientras que la Sarita conseguía aforos completos y griterío fanático por donde quiera que se movía.

A todo esto, a la “Hockey Mum” se la mantiene completamente protegida de la prensa (sí, estás leyendo bien, un candidato que no responde a la prensa), y entre las “razones” que se argumentan es que los medios están siendo “sexistas” con Palin. ¿No era demasiado temprano como para empezar a usar el comodín del machismo? ¿pero es que hay algo que ocultar de esta nueva super-héroe republicana?

Obviamente.

En la primera entrevista concedida a Charlie Gibson de ABC News, se levantan bastantes sospechas sobre la falta de conocimiento y entendimiento sobre la política nacional e internacional (y yo añadiría que de cualquier cosa). Después vino un respiro con la segunda entrevista en la cadena radical-republicana (Fox), entrevista sin absolutamente ni un solo punto que pudiera ponerla en evidencia (vamos, redactada por la campaña de McCain).

Y la última entrevista concedida antes del debate que tiene pendiente con Biden, con la elegante Katie Couric de CBS News. Esta periodista fue increíblemente dulce formulando todas las preguntas para que no hubiera dudas sobre “sexismo”. Pues bien, esta fue la gota que colma el vaso porque quedaron demostradas todas las evidencias sobre su severa falta de cualificación. Algunas de las respuestas dejan a cualquiera con la boca abierta, pero sobre todo con la rotunda evidencia de su completa incompetencia.

¿Pero qué es lo que la hace tan inepta?

–    Experiencia: durante seis años fue la alcaldesa en un pueblito de 9,000 habitantes en Alaska, donde tuvo momentos tan brillantes como querer prohibir determinados libros en la biblioteca pública o un feo asunto en el que -al parecer- acabó despidiendo a su ex-cuñado del puesto público que tenía (obviamente, cuando se estaba divorciando o después). Como gobernadora primero apoyo la construcción de un superpuente a “ningún-sitio” (pretendía conectar una islita de 50 habitantes con una ciudad de 8000 residentes en el estado de Alaska) y con un coste monumental. El congreso norteamericano obviamente dijo que no, a cambio le dieron cierta cantidad de dinero y se cayó. El caso es que ella se ha presentado como una austera gobernadora e incluso llegó a negar esta evidencia de despilfarro en el mismísimo congreso republicano, cuando se había presentado a las elecciones en Alaska perteneciendo a una plataforma que pedía el puente (y con miles de fotos y declaraciones que lo demuestran). Destaco ésto porque lo repitió mil veces, tratando de usar el viejo comodín político de “decir una mentira mil veces se convierte en verdad”.
–    Argumenta, aunque parezca increíble, que tiene experiencia en política exterior porque Alaska tiene frontera con dos países, Rusia y Canadá. La realidad sobre su “experiencia” en política exterior  (y tiene 44 años) es que adquirió el pasaporte en el año 2007 por primera vez en su vida. El único viaje que se le conoce es a Iraq. Bueno, en realidad estuvo en Kuwait y por lo visto fue a visitar tropas americanas que dicen estar en la frontera con Iraq. Ah bueno, también visitó un hospital militar norteamericano en Alemania en su regreso a Alaska. No visitando el Reichstag, la puerta de Brandenburgo o la Alexandreplatz… no no, un hospital norteamericano y pa’casa.
–    Defiende que Georgia tiene que ser un miembro de la OTAN y por tanto bombardear Rusia si es necesario. Y sobre oriente medio, Iran e Israel mejor no repetirlo no vaya a ser que se desencadene la tercera guerra mundial.
–    Demostró en su entrevista con Katie que no sabe de qué va lo de la crisis financiera. Si le pregunta sobre los pros y contras –que dice estar estudiando y discutiendo con McCain– de dar una moratoria a los ciudadanos con hipotecas que están a punto de ser embargados, responde que lo está estudiando. “¿Pero cuales son?” –“Mmmm, los estamos estudiando”. “Ya ya, pero ¿cuales son?”. –“Los pros y contras son… Mira mira Katie, ¡¡un burro volando!!”
–    Argumentó que McCain tiene una larga experiencia como reformador y cuando se le pregunta que cite cómo y cuándo ha sido McCain un reformador y regulador cuando está perfectamente documentado y grabado que siempre ha defendido menos regulación todavía en estos sistemas de depredadores financieros… responde “intentaré encontrar algo y traértelo”.

Intentaré encontrar algo y traértelo”.

Una auténtica inepta. Casi un mes después de ser lanzada a escena política aún continúa sin conceder ruedas de prensa. En los actos a los que asiste solo se permite la entrada de fotógrafos. Ninguna pregunta. Mejor calladita. Cada vez se levantan más dudas, desde la prensa liberal a conservadora (repito, en su propio partido y a falta de casi un mes para las elecciones), sobre su tremenda falta de conocimiento. Y para colmo aún tiene pendiente un debate con Joe Biden. En el último sitio que me gustaría estar ahora mismo es en la dirección de campaña de McCain porque el stress que se deben de estar sufriendo esas criaturas tiene que ser inhumano.

Porque si el tener que lidiar con esta inútil no fuera suficiente, la semana en la que ocurrió la mayor crisis desde el crack del 29 en el sistema financiero norteamericano, no fue negra solo en Wall street, lo de McCain fue un auténtico desastre que ya analizaré en otro “post” porque en este ya me he extendido demasiado.

Esperaré a después del debate entre Biden y Blanca-Flor-Palin para contarlo.

Posted in > Desde las entrañas del Imperio Norteamericano | Etiquetado: , , , , , , , , | 2 Comments »

Finalizan las primarias en Estados Unidos con el adiós al más grande

Posted by Da Wei en agosto 29, 2008

Después de casi dos largos años de lucha entre candidatos dentro del partido demócrata y republicano, finalmente se decidió quienes serán los elegidos a pelear por la casa blanca.

En el lado republicano la cosa fue bastante más sencilla. Si al principio parecía que podría tratarse de una batalla larga al igual que la que estaban protagonizando sus homólogos demócratas, todo quedó decido tras el super-martes. Ni Gioulani, auto-eliminado como consecuencia de una pésima estrategia de campaña en la que pasó de ser el favorito al primer eliminado; ni Huckobee, que parecía ser el Obama del bando republicano por su sorprendente aparición procedente del lado más inaccesible de la absoluta Nada a una aplastante victoria en los primeras elecciones primarias (Iowa), aunque luego perdiera fuelle y explotara la burbuja en la que vivía; ni Rommie, que aunque podrido de dinero, se mantuvo en buenas posiciones desde el principio aunque sin terminar de despertar la simpatía del elector republicando. Cuando las cuentas no le salieron, decidió retirarse a tiempo y reconocer que McCain era el candidato in facto, a pesar que salió en tercera línea de parrilla. Y a chuparle el culo para ser el V.P. (o lo que sea dentro del gobierno McCain)

Una vez que McCain fue declarado quasi oficalmente el elegido a mediados de Marzo 2008, el candidato republicano se dedicó a ir trabajando en la campaña presidencial, aunque no con demasiada intensidad debido a la incertidumbre sobre quién sería su rival en el partido contrario.

Porque lo de los demócratas ha sido una agonía. Clinton empezó siendo la favorita a nivel nacional con mucha diferencia. Sin embargo, el joven senador por Illinois comenzó a crecer de forma imparable empujado por el aire fresco que envolvía su discurso y su imagen. Con una campaña milimétricamente bien preparada, supieron jugar todas las cartas, sobre todo en las etapas iniciales, maximizando los recursos de los que disponían y minimizando los posibles defectos (básicamente, la inexperiencia).

Pero tras el super-Martes, en el que quedó de manifiesto que Obama había tomado una diferencia que cambiaba las tornas y lo situaban como cabeza de carrera, con números muy sólidos y un momentum demoledor, la Clinton le cortó la cabeza al nefasto director de campaña que la llevó al desastre, se cambió la estrategia y decidieron agotar hasta el último cartucho… literalmente.

Entonces fue cuando la campaña para elegir al candidato demócrata se convirtió en una pesadilla. La Clinton no dejó de atacar por todos los frentes posibles al que era virtual candidato. Trató de aniquilarlo a través de sus puntos débiles (básicamente su falta de experiencia) y también en sus virtudes, menospreciándolas hasta el límite. Incluso cuando ya era matemático… ella aún seguía dañándolo y abriéndole heridas que parecían ser definitivas, al menos entre ellos.

Lo peor es que esta sucia campaña estaba dando resultados y Clinton seguía arañándole delegados, aunque fuera matemáticamente imposible que saliera vencedora, pero tratando de sembrar la duda sobre las posibilidades de la candidatura de Obama a nivel nacional y lo peor, creando un mal sentimiento entre los propios votantes de Clinton, como queriendo dar la impresión de que daba igual si él era el elegido… no ganaría las elecciones generales.

Por suerte para el Partido Demócrata, las matemáticas y la quiebra técnica de su campaña, consiguieron convencerla para retirarse y “apoyar” a Obama.

Siguiente parada: los congresos republicano y demócrata donde oficialmente se elige al candidato.

El mejor periodista de la historia norteamericana

El mejor periodista de la historia norteamericana

Ya con todo decidido, a la vuelta de un periodo de “respiro” para políticos, prensa, ciudadanos… repentinamente, el mejor periodista y analista político que posiblemente haya habido en la historia de Estados Unidos, Tim Russert, colapsó con 58 años de edad mientras preparaba el mejor programa de actualidad política del panel televisivo norteamericano, Meet the Press.

Cualquier tipo de descripción ensalzando su figura que pudiéramos dar desde estas líneas no es más que el fruto subjetivo de muchos meses escuchando sus sabios comentarios y siguiendo sus insuperables entrevistas, y quizás carecería de valor. Sin embargo la mejor prueba de la calidad humana y profesional de este señor es el tributo rendido por sus propios compañeros de la prensa. Empezando por la semana de tributo que le dedicaron en MSNBC, equivalente a la que se podría esperar para un Presidente o un Papa… así como la repuesta de sus propios compañeros en cadenas competidoras (especialmente la CBS y CNN), donde se dedicaron horas de televisión a hablar de su figura.

Sin duda, las elecciones presidenciales del año 2008 se han quedado sin toda la calidad e intensidad que Tim Russert era capaz de proporcionar a la actualidad política de EEUU.

¡¡Tú si que eras grande, Tim!!

Posted in > Desde las entrañas del Imperio Norteamericano | Leave a Comment »

Primarias en Estados Unidos: el poder de las encuestas

Posted by Da Wei en diciembre 26, 2007

A finales del año 2008 se elegirá el Nuevo presidente de los Estados Unidos. George W. Bush no podrá ser reelegido y además todo apunta a que será recordado como el peor presidente de la historia por los propios estadounidenses. Pero antes de que los dos futuros candidatos de cada partido (repúblicanos y demócratas) puedan hacer campaña presidencial, primero tienen que ser elegidos en las urnas por los miembros de su propio partido: las primarias.

candidatos.jpg

Hace nueve meses hablábamos de cuales eran los principales candidatos dentro de cada partido, especialmente el demócrata. Efectivamente ha pasado todo ese tiempo y es ahora, en apenas unos días (Enero 2008) cuando comienzan las votaciones para elegir al aspirante por cada partido como candidato oficial a la presidencia.

Esto es algo bastante curioso y distinto de otras democracias, ya que serán casi dos largos años trabajando por conseguir el sillón de la Casa Blanca. Primero es necesario explicar -para quién no lo sepa- que en cada estado se celebran primarias (dentro de cada partido), siguiendo calendarios distintos pero bastante aproximados –siendo este un factor fundamental al que nos referirimos más adelante.

Para que un aspirante sea elegido necesita tener mayoría de votos de delegados en el total de la nación. Los votos de delegados por cada estado se eligen de dos formas:

– El estado le da todos los votos a un solo candidato, es decir, se votan a todos los candidatos, y el que gane en ese estado se lleva todos los votos de los delegados que le correspondan al estado.
– El estado vota, y los votos de delegados que consiga el aspirante, se suman en su casillero. Es decir, un solo estado, podría repartir los votos entre distintos candidatos.

En resumen: un follón. Volveremos más adelante a este punto.

El tipo de campaña que uno podría esperar dentro de cada partido sería algo más enfocado a evaluar la experiencia, carisma, capacidad de decisión, vida privada, trayectoria, etc de cada uno de los aspirantes, porque al fin y al cabo, son todos del mismo partido y se espera que hagan políticas más o menos similares. Nada más lejos de la realidad.

El tipo de campaña es realmente dura entre los aspirantes de cada partido. Hemos asistido a más de cuatro o cinco debates televisados por cada bando, cada uno en un canal de televisión distinto. En alguno de ellos ha habido gravísimas acusaciones entre alguno de los favoritos.

Los aspirantes de los que estamos hablando son en el lado republicano Rudi Giuliani, Mitt Romney, John MacCain e irrumpiendo sorprendentemente y con fuerza a última hora Mick Huckabee.

En los demócratas básicamente la Clinton, Barak Obama y Jonh Edwards.

Hay muchos más aspirantes por cada bando. En alguno de los debates se han juntado más de ocho!!! Pero aquí solo hablaremos de los que tienen más posibilidades.

Los ataques entre candidatos no se ciñen a los debates. Durante los mítines, hay bastante referencias sobre todo al que vaya encabezando las encuentas.

Y he aquí un elemento clave, dueño y señor de las estrategias de cada aspirante, guía y referencia de todos los directores y asesores de campaña, índice por parte de los medios de comunicación: LAS ENCUENTAS.

Es impresionante el poder que tienen. Si el resultado de una encuesta dice que Hillary está perdiendo apoyo por parte de mujeres de raza negra y menores de 30 años en el estado de Iowa, al día siguiente aparecerá un anuncio en ese estado de una mujer negra menor de 30 años explicando por qué votará por Hillary. Es increíble. También se mira, por ejemplo, en el caso de que los hombres blancos mayores de 50 años tengan pensado votar a Edwards pero como segunda opción está Hillary, al día siguiente Hillary atacará a Edwards y en sus anuncios estarán todos los hombres blancos mayores de 50 años que pueda.

Resultados de encuestas se ofrecen ¡¡¡semanalmente!!!. Como ejemplo que nos ilustre la evolución de las mismas, estos son algunos de los datos que ha venido dando Tim Russert en el programa televisivo “Meet the Press” todos los domingos en la NBC. Dejadme aclarar que éste es un programa bastante serio y respetado en el que, además de analizar la actualidad política, Tim hace entrevistas en las que pone en verdaderos apuros a los candidatos, tan solo mostrando lo que dijo en su día sobre diversos temas y lo que dice en la actualidad. Han pasado todos los aspirantes importantes por Meet the Press y os aseguro que todos han acabado pidiendo disculpas o reconociendo “errores en el pasado”. Estos son algunos de los datos de las encuentas:

11-08-2007
Demócratas Iowa: Hillary 27% – Obama 25% – Edwards 21%
Republicanos Iowa: Romney 27% – Huckabee 18% – Giuliani 16% Thompson 10%

11-25-2007
Demócratas Iowa: Obama 30% – Hillary 26% – Edwards 22%.

12-02-2007
Demócratas Iowa:
Obama 28% – Hillary 25% – Edwards 23% (Obama incrementa diez puntos en intención de voto dentro de las mujeres).
Demócratas en New Hampshire: Hillary 30% – Obama 23% – Edwards 17%
Demócratas en South Carolina: Hillary 19% – Obama 17% – Edwards 12%
Republicanos en Iowa: Huckabee 29% (venía de un 12% en Octubre) – Romney 24% – Giuliani 13%
Republicanos en New Hampshire: Romney 29% – Giuliani 19% – McCain 21% – Huckabee 7%
Republicanos en South Carolina: Romney 17% – Thompson 15% – Huckabee 13% … indecisos 28%!!

12-09-2007
Demócratas en Iowa: Hillary 27% – Obama 25% – Edwards 21%
Demócratas en New Hampshire: Hillary 30% – Obama 27% – Edwards 10%
Demócratas en South Carolina: Hillary 28% – Obama 25% – Edwards 18%

Republicanos en Iowa: huckabee 32% – Romney 20% – Thompson 11% – McCain 7% – Giuliani 5%.
Republicanos en New Hampshire: Romney 25% – Giuliani 17% – McCain 16% – Huckabee 11%
Republicanos en South Carolina: Huckabee 20% – Giuliani 15% – Romney 15%

Bueno, y ahora vamos con las últimos resultados de las encuestas:

12-23-2007
Republicanos a nivel nacional: Giuliani 20% (33% en Noviembre) – Romney 20% (11% en noviembre) Huckabee 17% (8% Noviembre) – McCain 14% (de 16% en Noviembre)

Republicanos en Iowa: Huckabee (33-35%) – Romney 25-27% – Giuliani (11-8%) – McCain (9-6%)
Republicanos en New Hampshire: Romney 28-34% – McCain 25-27% – Giuliani 14-11% – Huckabee 10-9%
Republicanos en South Carolina: Huckabee 28% – Romney 20% – Giuliani 12% – McCain 11%

Demócratas a nivel nacional: Hillary 45% – Obama 23% – Edwards 13%

Demócratas en Iowa: Hillary 30-29% – Obama 28-33% – Edwards 26-20%
Demócratas en New Hampshire: Obama 30-32% – Hillary 28-32% – Edwards 14-18%
Demócratas en South Carolina: Obama 35% – Hillary 34% – Edwards 13%

Otro tipo de encuenta bastante influyente es sobre el sentimiento que despiertan los aspirantes, si positivo o negativo, a nivel nacional. El sentimiento positivo hacia Giuliani ha caído del 47% al 37% y el negativo ha subido también hasta el 37%. Para Barak Obama está en 46% positivo, 26% negativo. Para Hillary, la que en teoría tiene mejores datos a nivel nacional, presenta un 42% positivo -y atención, 44% negativo. Esto es interpretado de tal manera que ambos, Barak y Hillary mantendrían el voto de los demócratas, pero sin embargo Obama es capaz de captar votos de republicanos y sobre todo de independientes. Sin embargo la Hillary es capaz de reunir a todo el voto republicano en su contra y no gana independientes.

En hipotéticas luchas cuerpo a cuerpo se optienen resultados en concordancia con lo que decíamos anteriormente: Hillary 46% – Giuliani 43%, y sin embargo Obama 49% – 40% Giuliani. En el cara a cara Hillary – Huckabee es aún más estrecho 46-44%, frente al 48% Obama, 36% Huckabee.

¿Por qué este interés por los resultados en las primarias de Iowa, New Hampshare y South Carolina? Muy sencillo, el 3 de Enero son las primarias en Iowa, el 8 en New Hampshare, 19 de Enero en Nevada (aunque no se hable nada) y el 28 en South Carolina. Luego llega el “super-martes” (5 de febrero) para 23 de los estados, donde más o menos podría quedar todo decidido, aunque luego queden varias fechas en varios estados hasta el día 7 de Junio, en Puerto Rico. Una auténtica agonía. Un proceso interminablemente extenso.

La importancia de las tres primeras elecciones son básicas, puesto que de ganar en los tres estados situarían al candidato tradicionalmente muy bien colocado para afrontar el supermartes. Ojo, la inmensa mayoría de la inversión publicitaria y de campaña (por no decir toda) está siendo destinada a esos tres estados. En Illinois no hemos visto ni un solo anuncio de ninguno de los candidatos. Todo, absolutamente todo, está dirigido a los tres estados clave.

Se confirma que este tipo de elecciones tienden a elegir siempre el mismo perfil de candidato, especialmente en el lado Republicano. Es curisoso como todos los aspirantes republicanos claman estar en posesión de lo verdaderamente conservador, lo más cristiano, los que más medidas tomarán para frenar la inmigración ilegal o políticas a bajar más los impuestos. Aunque en su experiencia como gobernadores tenga registros de todo lo contrario.

En apenas unos se da el pistoletazo de salida. Cualquier cosa es posible. Estaremos atentos

Posted in > Desde las entrañas del Imperio Norteamericano | Etiquetado: , , , | 5 Comments »

Salvemos a la Música (de verdad): paremos a las Discográficas

Posted by Da Wei en julio 19, 2007

Escribo ésto porque hay un tipo de industria que me está empezando a cansar. Como cualquiera de los cientos de negocios que han terminado como consecuencia de los avances tecnológicos (y que han continuado en otros modelos de negocio), la Música ha entrado de lleno en la nueva era y las Discrográficas se están empeñando en no adaptarse a esta circunstancia.

Pero claro, todo el mundo es reticente a tener que cambiar y sobre todo si lo que tienes genera dinero a espuertas. Lo último que han conseguido en EEUU es que vaya a entrar en vigor un incremento de los “impuestos por derechos de autor” tan elevado que la mayoría de las cientos de estaciones de radio independientes que hay a lo largo y ancho del hiperespacio norteamericano se verán obligadas a cerrar.

Como ejemplo os pongo a mi amada http://www.radioparadise.com, una radio libre de anuncios, que vive de donaciones de los oyentes y de la tienda que tienen on-line, y que desgraciadamente será uno de los que no se podrán permitir continuar emitiendo.

Y no hay nada más falso que las discográficas sean imprescindibles para la Música, o necesarias para “salvar a la música”. Por cierto, hay dos tipos de “músicos” capaces de decir semejante falacia:

1- Tipo Ramoncín. Como muy bien dijo mi paisano Sabina, “sí es más tonto no nace”. Y yo creo que no es necesario añadir nada más: un capullo con sueldo en la SGAE (otras asociación mafiosa que bien baila) y que dice lo que haga falta.
2- Tipo Alejandro Sanz: las discográficas pagan lo que sea necesario a los que venden como churros para que hagan de portavoces (aunque Alejandro Sanz ha amansado su fortuna gracias a llenar estadios como el Vicente Calderón, no por vender discos)

De lo que vive un músico es de que su música suene lo máximo posible para que la gente vaya a los conciertos. Porque amiguitos, grabar un disco es algo muy sencillo y barato hoy en día . Si luego quieres algo más profesional, puedes contratar una discográfica (NO necesariamente una de las multinacionales que se empeñan en controlar el mercado: hay sellos independientes muy válidos!).
De lo que vive un músico es de la recaudación en los conciertos. Por cierto, nunca en la historia ha habido semejante cantidad de conciertos y festivales de todos los tipos y colores como los que disfrutamos en la actualidad.

Ejemplo de grupillos de gran calidad que se comen y se guisan ellos solitos su música y que gracias a las nuevas tecnologías e Internet podemos disfrutarlos en todo el Planeta os pongo:

– En España, el grupo de Germán, de calidad y frescura incuestionable, Funkin Donuts: http://www.myspace.com/funkindonuts
– En Chicago, mi colega Bryn él solito con su Macintosh y los cien mil instrumentos que tiene en su cuarto es capaz de hacerse cosas tan buenas como las que hay en su web… : http://www.pinklemusic.com/music.html (y que os recomiendo!!)
– También de Chicago, mi compañero y amigo Matt y su banda se atreven con rincones poco comerciales pero incuestionablemente buenos, Magic Lantern: http://www.myspace.com/miraclecondition

En resumen, hay una organización que está intentando salvar las radios independientes en EEUU ( http://www.savenetradio.org/) que tienen una sección internacional http://www3.capwiz.com/saveinternetradio/mlm/signup/ por si podéis echar una mano.

La otra opción es no volver a comprar un disco nunca más hasta que esta panda de pesaos decida adaptarse a los tiempos y permitan que la Música siga su propio camino.

Besos,
davidjm

Posted in > Desde las entrañas del Imperio Norteamericano | Leave a Comment »

Elecciones a la vista!

Posted by Da Wei en abril 2, 2007

En el año 2008 se celebrarán “elecciones” en el imperio y, afortunadamente, la era Bush se acabará de una vez por todas. Todavía tiene casi dos años por delante para seguir haciendo perrerías, como por ejemplo, comenzar una nueva Guerra frente a Irán. Imagino que no se atreverá porque el techo republicano está ya lo suficientemente dañado como para que siga apedreándolo.

Los candidatos de ambos partidos se encuentran en pleno proceso de recopilación de apoyos de cara a enfrentar las primarias en cada uno de sus partidos, esto es, en busca de Dinero. Como se hacía eco la revista Times en su portada, se trata de las primarias en las que han aparecido más candidatos por ambos partidos y más pronto. Pero voy a centrarme en los que realmente tienen posibilidades.

hillarybarak.jpg

Por el partido Demócrata, la candidata mejor posicionada es, como muy bien sabréis, Hillary (Rodham) Clinton. Al principio había comenzado a usar su apellido de soltera (el llamado “middle name” y que es una cruz para todos aquellos que procedemos de países con dos apellidos!). Tampoco se le veía el pelo a su marido (y ex – presidente) en sus intervenciones públicas. Pero de repente Bill la acompaña a todos lados y ha desaparecido el “Rodham” de los carteles.

A pesar de que es la campeona en la recaudación de fondos y la favorita en las encuestas (30%), fruto del “buen trabajo” de Hillary como senadora por Nueva York y cómo no, de los buenos amigos que hicieron los Clinton en su primera estancia en la Casa Blanca, a pesar de todo, comienzan a sentir un profundo respeto por el segundo candidato mejor posicionado en las encuestas… y al alza.

Efectivamente, Barak Obama. El primer candidato de raza negra de la historia con serias posibilidades de, al menos, ganar unas primarias. Este hijo de padre negro y madre blanca empezó muy abajo en las encuestas antes de que oficialmente se presentara, pero tras su anuncio oficial, comenzó a recortarle puntos a la Clinton de forma acelerada, estando muy próximo a día de hoy. De hecho, ya han comenzado a enfrentarse de forma directa, azotándose golpes bastante serios.

A Obama se le acusa de que no tiene la suficiente experiencia ni como senador (apenas dos años de experiencia), ni en política en general. De hecho, desde que fue elegido senador por Illinois no ha hecho más que posar para los medios, que si viajando al pueblo de su padre en Kenia, que si subrayando que fue de los pocos que se opuso a la guerra desde el principio votando en contra (uno de sus puntos fuertes), publicando dos libros y yéndose de viajes de promoción… pero nada de grandes medidas políticas.

A pesar de todo incuestionablemente Obama tiene un perfil más cercano, es más populista. De discursos más entrañables, con más gancho y simpatía, más carisma que diríamos en España. Será un hueso duro de roer para los Clinton.

En cuanto a los republicanos, no hay nada serio que destacar. Porque el Rudy Giuliani, el super alcalde de Nueva York en aquellos “fatídicos” días, este republicano en contra de prohibir el aborto, en contra de la pena de muerte y con tres matrimonios a sus espaldas… no es muy querido por la propia base conservadora republicana. Además, en el caso de ser elegido, cuando comenzara la campaña presidencial, no creo que tardaran mucho en aparecer por todos lados las fotos que de él existen disfrazado de mujer, cosa que a un ultraconservador fanático de éstos que habitan el Midwest y conocidos como “cuellos colorados”, no les haría nada de gracia.

Porque otro de los candidatos, el senador John MacCain es un viejo conocido en el lado republicano. Otro “ambiguo” conservador que no cae muy bien dentro de las propias bases. Ya ha perdido no se si una o dos veces.

Y es ese precisamente uno de los grandes problemas que tienen las primarias en Estados Unidos: normalmente las bases suelen elegir, al menos en el lado republicano, lo más conservador dentro del partido, lo más extremista. Sirva como ejemplo las dos últimas joyas de la familia Bush que han alcanzado incluso la casa Blanca. Todo lo moderado del lado republicano se filtra en estas elecciones. Y más o menos algo parecido suele suceder del lado Demócrata.

El otro gravísimo problema de este tipo de elección del candidato a presidencia del gobierno norteamericano es… el Dinero. El que más dinero es capaz de acumular, más poder mediático, más posibilidades de ganar. Las empresas son las que con diferencia más dinero aportan (prácticamente todo). Ahora bien, también existen donaciones particulares, consideradas un excelente índice de popularidad… y en esas está barriendo abrumadoramente Barak.

Posted in > Desde las entrañas del Imperio Norteamericano | 2 Comments »

El país de la democracia y la libertad I

Posted by Da Wei en enero 22, 2007

Aquí estoy, a 6.727 Km de la capital de España, a mitad de camino entre Nueva York y Los Ángeles. En estos momentos acaba de terminar la final de la conferencia Este de “Rugby Americano”, que enfrentaba al equipo local, los Chicago Bears frente a los New Orleans. Tras tres horas y cuarto de partido, los Bears confirman que ésta ha sido una gran temporada y jugarán el mayor acontecimiento deportivo de los EEUU: la SuperBowl. A juzgar por el tipo de publicidad que ha estado interrumpiendo constantemente la retransmisión, los televidentes aficionados al rugby americano deben de ser grandes consumidores de comida basura y les encanta comprar coches.bears.jpg

Desde mi llegada al corazón del imperio, parece que gran parte de la población norteamericana ha asimilado que la administración Bush dijo unas cuantas mentirijillas para justificar la invasión de Irak. De hecho, según algunas encuestas, incluso 1/3 de la población norteamericana piensa que el gobierno tuvo algo que ver en los atentados del 11-S. El pobre George está hundido en las mismas encuestas y ha podido comprobar como su partido se ha quedado sin el control del Senado y del Congreso.

A pesar de todo, su última iniciativa ha sido enviar 21.000 nuevos soldados a Irak, con la intención de poner fin lo antes posible a la pesadilla en la que se ha convertido la invasión. Eso, a pesar de que más del 70% de la población está en contra de enviar más tropas y que quieren que se salga de aquella caótica e incompresible región lo antes posible. En general, las encuestas de opinión no paran de castigar a todas y cada una de las iniciativas de la administración “W” de los últimos tiempos.

Pero, ¿acaso importa la opinión del pueblo norteamericano? Es más, ¿están los ciudadanos interesados en temas de política? Dado que nos encontramos en el país autodeclarado protector oficial de la Democracia y la Libertad en el mundo, no habría nada más indicativo del interés y fé de su pueblo en su sistema democrático que el porcentaje de participación electoral.

Pues bien, el contundente varapalo a la política de la administración georgiana no ha sido promovido por la participación del 78% de la población –como en las últimas elecciones en Venezuela, o ni siquiera el 54%, que es la media estadounidense de participación cuando se elige el congreso a la vez que el presidente… El porcentaje de participación ha sido inferior al 40%. Por cierto, 38.1% en 1998 y 39.5% en 2002.

Casualmente la primera noticia que leí sobre España en Estados Unidos (Agosto 2006) versaba sobre los resultados del referéndum del Estatut de Catalunya (sí, no daba crédito: me había ido de España asqueado de Estatut… y ahí estaba la noticia con dos meses de retraso persiguiéndome!). En este artículo se subrayaba la falta de interés de la consulta popular puesto que “el porcentaje de participación había sido del 49,42%, lo que parece indicar que los ciudadanos tenían más interés por disfrutar un día en la playa”.

Para intentar encontrar respuesta a la “pasividad democrática”, dejadme analizar varios aspectos fundamentales en un país avanzado y moderno, como son la sanidad, educación, justicia y derechos de los ciudadanos.

La Sanidad Pública prácticamente no existe. Para que te atiendan de forma gratuita tienes que demostrar que no tienes ingresos, que eres un indigente. A partir de un cierto límite en tus ingresos automáticamente te hacen pagar la factura. Los seguros sanitarios son realmente caros, hecho que conduce a 50 millones de estadounidenses decidir optar por carecer de seguro médico. A eso habrá que añadir todos aquellos que no tienen una cobertura total, ni siquiera amplia, con lo que el diagnóstico y seguimiento de ciertas enfermedades –de importancia- se queda sin ser atendido. Sobre este tipo de “medio-asegurados” no he encontrado datos, casualmente.

– Según me cuentan profesores de educación primaria, el nivel y la situación de la educación pública es lamentable. En cuanto a la enseñanza universitaria, hay ciertas universidades que reciben financiación por parte de algunos estados… pero eso abarata costes, nada de convertirla en gratuita. Por ejemplo, mi factura semestral asciende a 11.000 dólares (si hay dos semestres… 22.000 dólares aproximadamente), y yo estoy en una Universidad medio estatal, de las consideradas “públicas”.

– Tengo serias dudas de que el estado vele por la independencia del sistema judicial. No se si ni siquiera se puede decir que sea igual para todos. Todo gira en torno a la figura de un buen abogado, el cual puede conseguir que millonarios que acometen escandalosos atropellos queden en libertad o cumplan una pena mínima.

– Como consumidor, he tenido que esperar hasta el quinto mes para que realmente pague lo que había contratado. Sírvame como ejemplo la factura de Teléfono e Internet. Contraté el paquete básico de Internet y de teléfono solo llamadas locales y cierto “paquetes” de mantenimiento. Por error e ignorancia realizamos un par de llamadas a números no locales. Pues bien, automáticamente esas llamadas fueron asignadas a dos compañías telefónicas distintas que, sin haber contratado, automáticamente nos hicieron clientes. Las di de baja en la primera factura pero… hasta cinco meses después y por yo-no-se-que-clausulas les he estado pagando cuotas mensuales hasta el quinto mes. ¿Posibilidad de devolver la factura? Imposible, para eso tendría que devolver la factura de AT&T, que es la que contraté, ya que ésta última les hace de cobrador POR LEY a las otras dos.

– Un ejemplo de protecciones sociales: el número de semanas con derecho a baja por parto asciende a DOS. Repito, dos semanas. Es decir, con los puntos aún frescos, la felizmente nueva madre supuestamente tiene que volver a trabajar. Tengo que confirmar si estas dos semanas están pagadas o no (os parecería escandaloso lo contrario? ja!)

La sensación es que el estado no existe. Es la sociedad ultraliberal por excelencia. Los beneficios sociales prácticamente no existen. Alucinan cuando les cuentas los que tenemos en España (se desmayarían si les hablara de los países norte-europeos).

Ahora bien, las “taxes” se aplican a todos y cada uno de los servicios y productos que consumes sin ningún tipo de excepción, os lo garantizo. ¿Para qué o quién es el dinero que recauda el estado? Las primeras observaciones me hacen predecir que la respuesta a esa pregunta la encontraré en:

1.- Mantener la mayor máquina bélica de la historia.
2.- Favorecer los intereses de las principales empresas del país.

Por tanto creo haber entendido la falta de entusiasmo democrático que tiene el 60% de la población norteamericana (la friolera de 180 millones de personas). Ahora tiene sentido el hecho de que en las tribunas de opinión la gente sea tan crítica con los políticos. Ahora tiene sentido que la gente no quiera elegir entre “lo malo o lo peor”. Ahora empieza a tener sentido la pasividad.

Soy consciente de que quizás me he adelantado en las respuestas. Pero no os preocupéis, que faltan muuuuuchos datos todavía comentar y analizar.

Una última reflexión: la gente no es ni mucho menos tonta. Que la renta per cápita sea la más alta del planeta ayuda a mantener la “pasividad democrática”. Y por supuesto, una máquina mediática perfectamente engrasada. Pero como el bienestar, la felicidad, la satisfacción que permite una capacidad de actuación o de funcionar en un momento dado de la vida… como esa sensación continúe cayendo –léase, calidad de vida- desencadenará el principio del cambio.

Aprendiendo día a día. Sorprendiéndome día a día,
Un observador español alucinado

Posted in > Desde las entrañas del Imperio Norteamericano | Leave a Comment »